domingo, 25 de septiembre de 2016

El fantástico mundo de las netas y de los percentiles

Hola! Por fin es domingo! Y por fin tengo un ratito para terminar la entrada que llevaba días maquinando. Hoy vengo a hablaros de los simulacros. Creo que ya todos sabemos que los simulacros son una de las partes más importantes de la preparación MIR, así que hoy no pretendo hablaros de eso. Hoy voy a hablaros un poco más desde mi perspectiva y también de aquello que las academias no siempre nos cuentan.

Durante esta segunda vuelta, en mi academia tenemos programado un simulacro cada dos semanas. Al principio, durante el verano todo va bien, porque sólo nos preocupamos de estudiar, y la verdad es que viendo donde hemos llegado, no creo que eso sea un problema para ninguno de nosotros. Durante los meses de julio y agosto vas haciendo simulacros y ves que más o menos las asignaturas que has ido estudiando van bastante bien. Todo genial. Bajo mi punto de vista, el problema llega cuando pasan las semanas y empiezas a darte cuenta de que hay conceptos que antes dominabas al dedillo y ahora parecen haberse esfumado de tu cabeza.

Desde la academia insisten en la importancia de corregir los simulacros y de analizar fríamente las preguntas que hemos fallado de las asignaturas que hayamos estudiado más que en fijarnos en el resultado. También nos avisan de que habrá momentos del curso en los que nos podremos ver estancados, incluso podremos hacer 3 simulacros seguidos (lo que equivale a 6 semanas de estudio) y ver que las famosas netas no suben. Pero esto, una vez llega, no es fácil. En mi caso no ha sido exactamente así. La verdad es que no considero que me esté yendo mal la preparación y no puedo decir que no esté contenta con el resultado de mis simulacros pero os voy a explicar lo que me ha sucedido.

Normalmente la gente oscila entre 10 puntos de percentil más o menos a lo largo de la preparación (a partir de segunda vuelta me atrevería a decir, que no hagas buenos simulacros durante la primera vuelta no creo que implique demasiado). En mi caso, este abanico es un poco más amplio, de 20 puntos diría. Esto significa que cuando estás en la parte alta todo va bien y para qué os voy a engañar, te ves capaz de hacer un buen examen y eso motiva muchísimo a estudiar. Pero también ocurre al contrario, cuando de repente crees que lo has hecho todo igual que lo venías haciendo y en el siguiente simulacro ves que la mayoría de gente ha subido y tu no (e incluso has bajado netas) y te encuentras 20 puntos de percentil por debajo que en tu anterior simulacro. Esto, también afecta y en esos momentos piensas que no eres capaz, que quizás no estás haciendo las cosas bien y has de cambiar algo. ERROR. Intentas recomponerte como puedes y sacar motivación durante las próximas dos semanas para darlo todo y llegar al siguiente simulacro. Lo das todo y otra vez arriba. Has conseguido recuperar lo que no habías subido en el simulacro anterior incluso más y vuelves a tener un buen percentil. Te vuelves a sentir capaz de todo y eres feliz.

Una vez te pasa esto, has de pararte y analizar la situación en frío. Probablemente lo hayas hecho igual de bien las semanas que has estado arriba que las que conseguido unos resultados inferiores. Probablemente el motivo de no haberte mantenido ahí arriba haya sido otro. Puede que justamente las preguntas de las asignaturas que te has estudiado en esas dos semanas hayan sido más complicadas en ese simulacro, puede ser que te hayas distraído más mientras hacías el simulacro y se te hayan pasado cosas fáciles que sabías. Pueden haber pasado mil cosas y probablemente no pase nada. Por suerte o por desgracia, el MIR no hace media con los simulacros.

Pero bueno, no nos pongamos melodramáticos. Yo soy de las que piensa que de todo se puede sacar la parte positiva y sin duda de esto también. De vez en cuando no viene mal una buena dosis de realidad para motivarte y darlo todo en el siguiente simulacro. Justo eso es lo que hice y en el simulacro del viernes pasado vi como volvían los buenos resultados. Así que motivación y a seguir, que un mal resultado lo tiene cualquiera.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os ha pasado algo parecido? Espero vuestras opiniones.


¡Nos leemos!

9 comentarios:

  1. Hay días que estás bien y hay días que estás mal. Eso no se puede controlar. AL fin y al cabo la preparación del MIR sirve para que eso ocurra con menor probabilidad, pero no está en tus manos poder controlar lo que pasará ese día.

    ASí que tú intenta dar lo mejor de ti y a por todas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es!! Lo que hay que intentar es que un mal día no se convierta en una mala semana. Muchísimas gracias!! :)

      Nos leemos!

      Eliminar
  2. Hola!
    La verdad es que aunque la gente insiste en que los percentiles no son reales creo que como dices condicionan mucho el ánimo con el que te enfrentas esa semana. Yo aún estoy en primera vuelta como sabes y aunque sé que no es nada determinante los resultados a estas alturas no puedo evitar que me condicionen, no quiero imaginar en el l intensivo!
    Solo puedo darte muchos ánimos para el sprint final y desearte de corazón que todo vaya genial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!! Y mucho mucho ánimo que ya verás como sigues sacando superpercentiles :)

      Eliminar
  3. Buenas! Creo que has sabido definir muy bien en tu publicación el tema de la incertidumbre de los resultados en la preparación. Es algo que por mucho que nos digamos a nosotros mismos que no es lo más importante, al final nos influye, y a veces demasiado. No me imagino como ha de ser eso en el intensivo jajaja.

    Mucho ánimo y me alegro que estés contenta por como vas, eso es lo vital ahora mismo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias!! Mucho ánimo para ti también, nos leemos!

      Eliminar
  4. ¡Hola!

    Malditos percentiles. Siceramente, me caen mal los percentiles. Me transmiten agobio, un constante ''tu eres mejor, ''tu eres peor''. Creo que en un determinado nivel si que serán importantes para ver tu situación respecto al mundo entero, pero por ejemplo creo que sobran total y absolutamente en los niveles del inicio.

    Un saludo y nos leemos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo... al principio te has de centrar en las netas y tampoco te preocupes, porque dependiendo de lo que hagas en primera vuelta también sería completamente normal que no subieras muchas netas. A partir de segunda vuelta ya es mejor para ver como estás respecto a tus compañeros ya que si un simulacro es fácil o difícil lo es para todos... pero por ahora no le hagas caso!!! Ya habrá tiempo de agobios jeje
      Mucho mucho ánimo!!

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    Bueno, yo todavía no me he puesto con el MIR, pero coincido con lo que comentan los demás; realmente los percentiles y estadísticas me parecen necesarios para conocer cómo va tu preparación y poder darte cuenta de si algo de lo que haces no está funcionando o chequear si le estás prestando la atención necesaria... Pero son un arma de doble filo, porque si te suponen una bajada de ánimo pueden hacer que no des lo que tienes que dar durante unos días/ semanas, además de hacértelo pasar fatal.
    Yo aún no he comenzado a estudiar y no sé si efectivamente son necesarios en la primera vuelta, pero me inclino a pensar como la dra Rv porque tienes que durar muchos meses estudiando dando lo mejor de ti; es una carrera de fondo, y si te agobias mucho desde el principio con los percentiles es posible que te agotes a mitad de camino.

    Me quedo con tu último párrafo; un mal resultado lo tiene cualquiera, puede haber muchos momentos de bajón durante la preparación y eso no quiere decir que vayas a hacerlo mal el día del MIR.

    Ya te queda muy poquito; sigue con ese espíritu positivo ¡y adelante! No te han adjudicado la graduación en una tómbola, has sido capaz de llegar a SER MÉDICO. Puedes con esto también.
    ¡Mucho mucho ánimo!

    ResponderEliminar